Temas Teóricos
La Teoría del Retrato Hablado
José Angel Posada Jeancjaquesviernes, 13/julio/ 2012
imagen

“La Teoría del Retrato Hablado”

 

Tte. Cnel. Dr. C. José Angel Posada Jeanjacques

Perito Principal

Investigador Titular

Profesor Titular

investcrim@mn.mn.co.cu

 

El Retrato Hablado es una de las técnicas[1] que se emplean en la disciplina o especialidad[2] de la Técnica Criminalística denominada Habitología Criminalística[3].

Debe su nombre a Alphonse Bertillon (1853-1915), quién después de comprobar prácticamente los resultados de su sistema de identificación antropométrico y ostentar además la responsabilidad de la dirección del Instituto de Identificación de la Prefectura de Policía de París, en 1885, creó un sistema de identificación de las personas por sus rasgos exteriores, al que denominó "Retrato Hablado"[4]; este sistema fue completado más tarde en 1912 por el criminalista alemán Rudolph Archibald Reiss[5], quién lo convirtió, agregándole un retrato propiamente dicho desde el punto de vista plástico, en el "Retrato Hablado"[6] que hasta hoy es exitosamente empleado por todas las policías del mundo, y que constituye sin discusión, la carga fundamental de la Habitología Criminalística en cualquier sistema de enfrentamiento.

Cabe recordar que las otras herramientas de esta disciplina son:

  1. La comparación de imágenes de personas (generalmente retratos[7])
  2. La reconstrucción escultórico facial
  3. La Superposición cráneo fotométrica

Aunque no desconocemos otros intentos o investigaciones incidentales, como la ejecución de Retratos Hablados de cosas u objetos, la ilustración de elementos hereditarios específicos de la paternidad, la modelación de variantes de rostro para la elaboración de tablas de búsqueda, etc., en los que se ha aprovechado el conocimiento y la experiencia pericial, pero que no constituyen el objeto de esta disciplina.

Hasta los años 50 del pasado siglo, el Retrato Hablado se elaboraba dibujando las descripciones del testigo o sus respuestas a las interrogantes del perito, por lo que eran privativos de especialistas con habilidades pictóricas, a los que comúnmente les llamaban “artistas” o “artistas de la policía”, hasta que se introdujeron equipos como Identikit[8], Foto robot, PhotoF1T[9], etc.[10], que permitieron la socialización de estos conocimientos y crearon las bases para el surgimiento de los primeros sistemas automatizados en los 80, corriente de la que nuestra Criminalística no estuvo desvinculada, lo que la sitúa entre los primeros países del mundo en contar con sistemas automatizados para la elaboración de Retratos Hablados.

Al igual que el resto de las herramientas periciales de la Criminalística, el proceso de trabajo del retrato se realiza a partir de huellas, en este caso huellas ideales[11] resultantes de la percepción visual y que contienen la información habitológica requerida tanto para la confección de retratos, como para organizar la reducción del círculo de sospechosos y el reconocimiento del presunto sujeto de interés.

El fundamento para la elaboración de los retratos tiene un fuerte componente psico fisiológico[12], incluso mucho mayor que el componente inicialmente plástico y hoy informático, debido a que la información que resultará graficada o finalmente retratada depende de:

  1. La percepción del testigo, que además de depender en este caso particular de la calidad de su visión, también depende de factores externos[13] y de influencias psicológicas[14],
  2. La memorización de la imagen percibida y de sus características generales y particulares, la cual depende, tal y como describe el Materialismo Dialéctico, del nivel de comprensión que el testigo logre a partir de su cognición de lo visto y de su experiencia vital, pero además de la sanidad de su cerebro, ya que esta información se “guarda” en forma de impulsos electromagnéticos que se mueven a lo largo de su corteza cerebral y se depositan en diferentes “espacios”, los “recuerdos traumáticos” por ejemplo se guardan en sitios recónditos del cerebro, a los que no se acude frecuentemente en busca de otros conocimientos y/o recuerdos, a fin de no volver a lesionar al testigo cada vez que se reactivan los recuerdos del hecho.
  3. La reproducción de lo que logra recordarse, que a su vez depende de la habilidad y capacidad del testigo para recordar, pero además de su cultura y habilidad para reproducir, pues con independencia de que un sujeto pueda tener un extraordinario sentido de la vista, si no dispone de la suficiente cultura del idioma, no podrá transmitir todo lo visto al investigador[15].

A ello hay que sumarle un proceso semejante que transcurre con el perito durante el proceso de conformación del retrato, pero en el que antes influye su formación profesional:

  1. La percepción del perito de la amplitud de las descripciones del testigo, depende de su cultura general y profesional, de su experiencia, de su habilidad para formular las preguntas apropiadas o utilizar los recursos mnemotécnicos[16] idóneos, como también depende de la calidad de su sentido del oído y de la vista (fundamentalmente para apreciar el comportamiento extra verbal del testigo).
  2. En el caso del perito la memorización no juega un papel preponderante, ya que generalmente el instante que media entre la descripción por el testigo y la materialización por el perito de los elementos descriptos es muy pequeño, sin embargo la calidad del retrato dependerá de cuanto el perito logre  comprender de lo que describe el testigo y de las habilidades, reflejos condicionados y estereotipos dinámicos que desarrolle sobre la herramienta que emplee para graficar, sea esta un instrumento escritor o un sistema automatizado.
  3. La reproducción en este caso particular depende exclusivamente de la profesionalidad del perito.

El objetivo del Retrato Hablado es dotar al resto de las fuerzas del sistema de enfrentamiento y prevención[17] del delito, de una imagen ilustrativa de la descripción del testigo, que contiene una aproximación al rostro del sujeto que se plantea pudiera ser el que interesa su localización a los órganos operativos.

En este caso la Teoría de la Criminalística es enfática en lo siguiente:

  1. Al igual que en muchas otras situaciones, a veces la descripción de un sujeto resultaría compleja y hasta incomprensible solamente en un texto, por lo que una imagen facilitaría sobremanera la búsqueda del sujeto, por ello aun y cuando en muchos sistemas de Criminalística el Retrato Hablado acompaña a la descripción o se acompaña del resumen de la misma o de sus elementos más sobresalientes, el papel fundamental en estos casos durante la búsqueda lo desempeña la información gráfica[18]. No obstante el valor probatorio lo encierra la descripción plasmada en la declaración de la víctima o testigo que obra en el expediente y no la imagen misma del retrato[19].
  2. El Retrato Hablado es una aproximación y no una demostración o prueba de la identidad de un sujeto. Por ello a través del mismo se realiza un reconocimiento[20] de sujetos semejantes a los descriptos por el testigo, conducente al mismo tiempo a la reducción del círculo de sospechosos[21], y no una identificación criminalística. No puede olvidarse que una identificación criminalística es un proceso cognitivo en el que se llega a la identidad particular de alguien o de algo, previo establecimiento científico de un conjunto de suficientes coincidencias generales y particulares entre un objeto dubitado y otro indubitado, y este no es el caso.
  3. Aun y en el caso de que el proceso de reconocimiento conduzca a la identificación de un sujeto, no debe olvidarse que con ello aún no queda demostrado que éste sea el sujeto comisor o el interesado por los órganos de enfrentamiento, si no tan sólo el sujeto objeto de búsqueda descripto por el testigo a partir de su percepción, es decir a partir de su conocimiento subjetivo del suceso investigado.

Sin embargo, pese a que a la luz de hoy[22] se requieren de conocimientos especiales para la confección de Retratos Hablados, este proceso no puede ser considerado un peritaje[23], ya que en la opinión generalizada de criminalistas y juristas, el peritaje es la investigación orientada a la obtención de una fuente de prueba de aplicación en un asunto criminal, para que en definitiva sirva a una autoridad competente[24] a los efectos de decidir sobre la culpabilidad o inocencia de un sujeto, pero además durante la elaboración del retrato, el perito no trata directamente con las huellas ideales, si no con su descripción por un sujeto profano o lego en la materia[25], por lo que en ningún caso puede conferírseles la objetividad pericial de que disfrutan las huellas materiales[26].

Por ello no es una práctica internacional, ni una exigencia procesal que se elaboren dictámenes periciales de este particular y que baste la elaboración del retrato y su reproducción en números que satisfagan las necesidades operativas, con la adición de las referencias que tradicionalmente se han empleado en cada época o país.

Una búsqueda bibliográfica arrojó que no existe concierto en cuanto a las dimensiones del retrato, el color, los datos que se le incorporan o el soporte empleado para la reproducción.

Lo más novedoso en este aspecto es el empleo de técnicas automatizadas, para una vez logrado el retrato, emplearlo como base para lograr tantas variantes de modificación de rostro[27], como las que le fueron añadidas al sistema como variables a tener en cuenta.

Junto a los conocimientos criminalísticos y pictóricos, los conocimientos psicológicos son cada vez más necesarios para la elaboración de retratos, al punto de emplear técnicas como las de regresión hipnótica para la elaboración de retratos a partir de testigos, a través del prisma de la legislación vigente al respecto en cada país, algo en lo que sería beneficioso incursionar en nuestras condiciones nacionales, para tratar de sentar una metodología de trabajo para situaciones complejas, al alcance de peritos habitológicos altamente calificados.

Un  problema a analizar es la presunta positividad de los Retratos Hablados, durante mucho tiempo hemos tratado de cuantificar la evaluación de nuestros resultados y muchas veces la cualificación es difícilmente cuantificable.

Un medidor de la calidad de los retratos confeccionados es la semejanza entre los mismos y el sujeto finalmente identificado, para ello los documentos rectores de la Sección de IPRE indicaban registrar un ejemplar del retrato y una foto del sujeto con los datos del caso, pero esto era sólo un medidor de las cualidades profesionales de nuestros especialistas y un indicador de en qué sentido, con quién y en qué medida debíamos trabajar para incrementarlas, lo que no puede confundirse con positividad en ningún caso.

Cada retrato contiene la representación gráfica de algunas características generales y particulares vistas a través del prisma de la subjetividad del testigo y representadas con la subjetividad y la profesionalidad del perito. Por tanto ni su elaboración es un peritaje diagnóstico ni identificativo, ni el acto de a través del mismo detener a un sujeto es una identificación. Tampoco conduce a ningún lado que no sea incrementar estadísticas, controlar como indicador de eficiencia una supuesta positividad entre los retratos confeccionados y los sujetos detenidos.

El éxito de la reducción del círculo de sospechosos a partir de un retrato, depende en gran medida de la profesionalidad del perito, pero también en gran medida de las cualidades perceptivas, memorísticas y reproductivas del testigo.

 



[1] Técnica, del latín technicus y este a su vez del griego. τεχνικ?ς, de τ?χνη, arte, adjetivo que describe a lo perteneciente o relativo a las aplicaciones de las ciencias y las artes… Conjunto de procedimientos y recursos de que se sirve una ciencia o un arte. Pericia o habilidad para usar de esos procedimientos y recursos. Habilidad para ejecutar cualquier cosa, o para conseguir algo. Microsoft® Encarta® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation.

[2] Personalmente no me gusta el empleo de este término (aunque confieso que es lo usual), ya que especialidad del latín specialitas, -atis es disponer de la cualidad de especial. Rama de una ciencia, arte o actividad, cuyo objeto es una parte limitada de ellas, sobre la cual poseen saberes o habilidades muy precisos quienes la cultivan. Microsoft® Encarta® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation. Son muchos los especialistas y pocas las especializaciones.

[3] Del latín habitus - aspecto exterior y logos – estudio o teoría. Disciplina que incluye en si a los postulados  teóricos y al sistema de conocimientos teóricos sobre las características externas de las personas y al conjunto de métodos y medios científico técnicos que garantizan la recolección, investigación y empleo de estas características en los procesos de identificación de personas. ??????????, ?. ?., ??????, ?. ?.,  ???????, ?. ?., ??????????, ?. ?.: “??????????????”. ??? ????????? ???????????? ??????? ????? ?????????? ?????????, ?????????? ?. ?. ???????

???????????? ????? (???????????? ?????? ?????—????? • ?) ??????, 2000. ISBN 5-89123-302-9 (?????) ISBN 5-86225-949-? (????? • ?). Pp. 353 (en idioma ruso). Este término latino se escogió para la identificación de la referida disciplina, ya que desde los “tiempos aristotélicos” se emplea para definir a la formulación sistémica existente entre el interior y el exterior, específicamente en la Criminalística a la influencia subjetiva en la asunción e interpretación del aspecto exterior de los sujetos, ya que esta último en gran medida depende de cómo queremos mostrarlo en virtud de la moda, la voluntad, etc. y de cómo se percibe subjetivamente.

[4] Ya que se plasmaba en el documento registral una descripción textual, que virtualmente constituía un retrato del delincuente.

[5] Rudolph Archibald Reiss nació en 1874 en Baden, Alemania y murió en Belgrado, Yugoslavia, en una fecha que no se ha determinado durante la ocupación alemana de esta ciudad como resultado de la 2da. Guerra Mundial. Fue profesor de Ciencia Policíaca en la Universidad de Lausana, Suiza. A partir de 1920 dirigió el Laboratorio de Documentología del Banco Nacional Yugoslavo en Belgrado. Fue autor de numerosas obras vinculadas a la Criminalística, esencialmente de Fotografía, como por ejemplo “La Photographie Judiciaire” publicada en París en 1903. Aunque también son famosos sus aportes en la esfera de la Documentología.

[6] Algunas definiciones de “Retrato Hablado” en diferentes fuentes son las siguientes: “En Criminalística, método de descripción exterior de las personas a partir de las declaraciones de testigos con fines de reconocimiento” – Gran Diccionario Enciclopédico y Diccionario Enciclopédico,  “Método de identificación de personas basado en la descripción de las características externas de persona con la ayuda de  expresiones orales estándares” – Gran Diccionario de Medicina, “en Criminalística es un método de descripción de las características exteriores de las personas con el objetivo de identificarlas a partir de sus características exteriores. Es un término especialmente desarrollado  sobre la base de elementos antropológicos y antropométricos comúnmente llamados características exteriores”  - Gran Enciclopedia Soviética. http://dic.academic.ru. En México le llaman además prosopografía a partir de que la palabra prosopopeya significa: Figura que consiste en atribuir a las cosas inanimadas o abstractas, acciones y cualidades propias de seres animados.

[7] Efigie, pintura o fotografía de una persona.

[8] Concebido hacia 1945 por Hugh C. McDonald, detective de la Oficina de Identificación de Los Ángeles, el que tomó unas 50,000 fotografías de rostros, las recortó en 12 secciones principales y las usó como base para su sistema, que consistía en unos 400 tipos contrastantes de ojos, labios, narices, barbillas, límites del cuero cabelludo, cejas, barbas, bigotes y otros elementos. Su primer resultado positivo fue en enero de 1959, cuando un sujeto armado atracó una tienda de licores de Los Ángeles, California, y se llevó todo el dinero, según datos históricos fue un robo intrascendente, salvo por un detalle: el dueño de la tienda proporcionó una detallada descripción del ladrón que permitió a la policía crear un retrato fiel del delincuente con ayuda del Identikit. A mediados de la década de 1970, se introdujo una segunda versión del Identikit, que hoy en día es la más conocida. La perfeccionó Pat Dunleavy, agente de la Real Policía Montada de Canadá, y se basa en hojas de plástico con fotografías de rasgos faciales.

[9] Sistema británico, nombrado por sus siglas del inglés “técnica de identificación facial”, consta de 195 clases de límites del cuero cabelludo, 99 de ojos y cejas, 89 de narices, 105 de bocas y 74 de mentones y mejillas, lo cual permite hacer millones de combinaciones.

[10] Cuba contó con Identikit y Fotorobot desde los 70, procedentes de las extintas RDA y URSS respectivamente, hasta que en los 80 dio los primeros pasos en la creación de su primer sistema automatizado para la elaboración de retratos hablados.

[11] Las huellas ideales son reflejos psico fisiológicos de carácter subjetivo o impresiones memorísticas de un objeto, suceso o fenómeno percibidos en el recuerdo de un individuo, de ahí la limitante de que cualquier proceso criminalístico sólo puede ser ejecutado por o a través del sujeto en cuyo recuerdo se conserve la huella ideal (víctimas, testigos o acusados). Posada Jeanjacques, J. A.: “Las huellas y su identificación”. Sitio WEB de la DCrim.

[12] A este componente tanto en la Psicología Operativa como en la Forense se le llama comúnmente “Proceso de Conformación de la Declaración” y lo explicaremos más abajo.

[13] Iluminación condiciones climáticas, posición de la visualización, ángulo, etc.

[14] La víctima y el testigo no distinguen de la misma forma un evento en virtud del papel que en el mismo desempeñan o sufren.

[15] Posada Jeanjacques, J. A.: “La Ciencia Criminalística”. 1ra. Edición. Facultad de Derecho. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba 1992. Pps. 119-124.

[16] Mnemotécnico, adjetivo que describe lo perteneciente o relativo a la mnemotecnia. Que sirve para auxiliar a la memoria. Op. Cit. 1.

[17] Aunque generalmente los Retratos Hablados se emplean para perseguir a los autores de delitos cometidos, no puede olvidarse que también pueden utilizarse como una eficaz herramienta de prevención.

[18] Es decir el retrato obtenido.

[19] Más adelante explicaremos por qué.

[20] Reconocer, del latín  recognoscere. Examinar con cuidado algo o a alguien para enterarse de su identidad, naturaleza y circunstancias… Distinguir de las demás personas a una, por sus rasgos propios, como la voz, la fisonomía, los movimientos, etc. Op. Cit. 1.

[21] Aún y cuando en el círculo reducido u obtenido se encuentre el sujeto buscado, de ello precisamente se trata, de disponer de una herramienta que permita encontrarlo.

[22] Y decimos que a la luz de hoy, juzgando por la dinámica del conocimiento y de la tecnología que intervienen en el mismo, hace 5 años se requerían de peritos especializados en esos menesteres para confeccionarlos, hoy se requieren de peritos a los que se les impartió un conocimiento básico para lograrlos, quién está en capacidad de negar que mañana este no sea un conocimiento básico de cualquier investigador criminalista.

[23] El término “Peritaje Somatoscópico”  debe referirse a la investigación pericial (con fines de identificación o diagnóstico) de una categoría de huellas  cuya naturaleza es eminentemente corpórea o material, muy diferente a las de naturaleza psíquica y no es el caso (ver concepto de somático en Op. Cit. 1).

[24] Expresamente utilizamos este término, ya que como sabemos esta decisión a partir de intereses operativos y estratégicos no siempre llega a instancias del tribunal.

[25] Este sujeto no conoce de huellas, mecanismo de formación, interpretación, conservación y transformación o impacto probatorio, pero además su percepción de las mismas no sólo está permeada del trauma que provocó la vivencia del hecho, si no también su interés particular en el hecho.

[26] Que pueden ser percibidas y manipuladas por el perito directamente, sin otras transformaciones que las que provienen del transcurso del tiempo o de la deficiente preservación del Lugar del Hecho.

[27] Algo que nos legó la Escuela Soviética en los 60, durante el enfrentamiento a las infiltraciones del enemigo y que poco a poco fue cayendo en el olvido, en aquel entonces se hacían 7 variantes de cada retrato original, que generalmente ofrecían variantes con sombrero, bigotes, barba, pelado, peludo, etc. Las cuales se elaboraban manualmente por contados peritos con habilidades pictóricas, a saber Juanito en el LCC y Navarolis en el LPC de Oriente (me estoy refiriendo específicamente a la década de los 70).

 

Comentarios
4/septiembre/2012 17:32 edgar delgado:
saludos desde Venezuela, me han encomendado la tarea de hablar de retrato hablado en conjunto y de detalle, de tipo compuesto. tambien hablar de las caracteristicas periciales asi como las debilidades y fortalezas para elaborar un retrato hablado.
Si esta a su tiempo de hechame una mano con texto o informacion que tenga a la mano, se lo aplaudo.
saludos
24/agosto/2012 15:55 Kiki:
Muy buen articulo.
Resumen
Autores:
José Angel Posada Jeancjaques
Creado:13/jul/2012
Visitas:9940
Última Visita:24/oct/2014
Comentarios:2
Último Comentario:4/sep/2012
Destacados
La Teoría del Retrato Hablado ¿Para qué sirven las metodologías? La función del perito durante el acto del Juicio Oral La Infografía Criminalística La Criminalística como Ciencia La Criminalística en las ciencias jurídicas ¿Cuál es la diferencia entre un testigo y un perito? Métodos de la Criminalística “Quimerismo” La Criminalística y el conocimiento humano. La consolidación del conocimiento criminalístico El maletín operativo La identificación comparativa Las características identificativas El esclarecimiento ¿Quiénes son criminalistas y cuál es su papel? El diagnóstico criminalístico La Fonoscopía Criminalística El enfoque multidisciplinario del “valor” de las huellas Otra vez con la Infografía Significación informativa, identificativa y probatoria Algunos intríngulis de nuestra terminología La formación del perito criminalista Habitología, Habitoscopía o … La función práctica de la Teoría General de la Criminalístic¿Cuál es el aporte criminalístico de la Técnica Canina? o ¿QUna percepción técnico criminalística Acerca del mecanismo de formación de las “huellas materialesLa multiplicidad de la Criminalística ¿Quién entra primero al Lugar del Hecho? Sobre las conclusiones periciales probables La Eficiencia Criminalística “El Especialista” La Efectividad Criminalística Otra refutación más del “valor comparativo” ¿Qué se necesita para cumplimentar con objetividad una invesLa Eficacia Criminalística La vieja Historia Los detalles de un pasado a veces olvidado Qué puede ser considerado un aporte pericial Sistema de la ciencia Criminalística Nuestra identidad ¿Cuál debe ser el apellido de nuestras disciplinas? La más “romántica” de las disciplinas de la Téc. Crim. Mis casos
Anteriores

AUSPICIADORESCONTACTOS
Bienvenido a TECNICRIM
Usuario
Contraseña
Olvidó su contraseña
ENTRAR